« Volver
Lesiones que incapacitan
Hernia discal y protrusión

¿Qué es la protrusión discal? ¿Y la hernia discal?
La protrusión discal consiste en la deformación de la envuelta fibrosa del disco por el impacto del material gelatinoso del núcleo pulposo contra ella. Si la envuelta llega a romperse y parte del núcleo pulposo sale fuera de la envuelta, se diagnostica una hernia discal.

¿Cuáles son los síntomas?
Cuando estas lesiones causan dolor se activan nervios provocando un dolor muy intenso que el paciente nota cerca de la columna.

Además, si el tamaño de la hernia es suficientemente grande, puede comprimir una raíz nerviosa. En ese caso, el paciente nota también el dolor que se transmite al brazo -si la hernia es cervical- o a la pierna -si es lumbar- (sensación de adormecimientos de dedos de la mano o pie).

Es de destacar que en ese caso el paciente nota dos dolores a la vez y, aunque tiende a considerar que es el mismo, realmente se deben a dos causas distintas:

El dolor en la zona del cuello o espalda alta (si la hernia es cervical) o espalda baja y área de los riñones (si es lumbar), debido a la activación de los nervios del dolor de la envuelta fibrosa y, al cabo de unos minutos u horas, a la contractura muscular refleja que se produce, y

El dolor irradiado al brazo (si la hernia es cervical) o a la pierna (si es lumbar) debido a la compresión de la raíz nerviosa. En el caso de hernia lumbar, hay compresión del nervio ciático, y por esto se le da el nombre de ciática.

¿Cómo se diagnostica?
La realización de resonancia magnética es el procedimiento de elección.

¿Cuál es su tratamiento?
a) Muchos pacientes con afectación de un nervio por causa de una hernia discal, se recuperan espontáneamente en 1 mes, y ningún dato sugiere que esperar hasta que haya pasado ese período para valorar la operación empeore su situación. Sin embargo, esperar ese período puede terminar por hacer innecesaria la cirugía.

b) La cirugía fracasa en más del 60% de los pacientes en los que no se demuestra claramente la afectación del nervio antes de operarles.

Los estudios científicos realizados demuestran que cuanto más rigurosamente se seleccionan los pacientes a los que se operan, mejores resultados obtiene la cirugía. Sólo es necesario operar aproximadamente al 5% de las hernias que duelen.

¿Qué indemnizacion me corresponde por este tipo de lesión?
Aparte de las habituales consideraciones respecto de este apartado, habría de valorarse si esta lesión impide o cuanto menos dificulta nuestras ocupaciones habituales, como es en la mayoría de los casos, porque además de la secuela en sí ha de añadirse este menoscabo fisiológico para nuestras actividades.

En cuanto a la cuantía de la indemnización correspondiente a esta lesión, dependerá del tiempo que tarde en curar la misma o hasta que finalicen los tratamientos médicos tendentes a la curación de la lesión. Cada persona tiene sus circunstancias pues no hay enfermedades sino enfermos y cada cual evolucionará de una manera determinada.

La Ley fija en estos casos una cuantía diaria por día de impedimento

Para calcular la indemnización por la secuela o secuelas resultantes derivadas de esta lesión, puede consultar la tabla de lesiones permanentes que tenemos en nuestra página. Consulte el apartado que le corresponde con su puntuación y dependiendo de su edad se le asigna un valor económico al punto. Las indemnizaciones aumentarán en porcentajes dependiendo de sus ingresos.