« Volver
Lesiones que incapacitan
Indemnización por amputación de una pierna en accidente. Abogados especialistas

En aquellos supuestos de accidentes de circulación que tienen como consecuencia la pérdida de la pierna de origen traumático o quirúrgico tras un traumatismo, desde su mitad superior (muslo) o a la partir de la rodilla. Se trata de una lesión frecuente en accidentes graves de circulación y laborales. En gran mayoría de las ocasiones la amputación se produce a consecuencia de un aplastamiento de la extremidad. Para este tipo de lesiones el tiempo medio de curación aproximado es de 180 días, así como el tiempo medio de hospitalización de 40 días.

Todo ello unido a una evidente previsión de secuelas tanto anatómicas y funcionales propias de la importante labor de la extremidad perdida, afectando tanto a la marcha como a la capacidad para estar de pié.

Secuelas estéticas muy graves por el profundo impacto visual que origina la pérdida del miembro, afectando visiblemente a la simetría y belleza corporal. Además aún con prótesis suele evidenciarse cierta cojera y desarmonía de marcha y movimiento.

Daños morales derivados del dolor físico, al menos durante el tiempo de curación, así como el reposo obligado. Suele prolongarse más allá de este tiempo por rechazo tardío o inadaptación de prótesis. Pero sobre todo se presupone un importante dolor moral por la limitación de las relaciones familiares y sociales durante la hospitalización, y permanente tras ella, por la pérdida de capacidad para realizar la mayor parte de actividades de la vida diaria así como actividades de ocio y deporte. Supone además durante largo tiempo la dependencia de otras personas para la realización de esas actividades cotidianas (asearse, levantarse, acostarse…). Así como un importante deterioro de la vida conyugal dadas las alteraciones que supone.

Sin olvidar además, el dolor moral muy importante que supone a los propios familiares del lesionado que conviven con él, por la ayuda que deben prestarle. Ayuda que se prolonga más allá de la fase de curación abarcando el tiempo de adaptación a la prótesis así como la reeducación al lesionado para la marcha por sí solo o con ayuda mecánica o humana.

Importantes secuelas psíquicas de carácter transitorio o permanente tales como complejos, depresiones o alteración de la personalidad y de adaptación a la nueva situación, ya que la prótesis alivia el problema pero no lo soluciona.

Por último la invalidez total para ciertas profesiones. En todo caso siempre constituye una importante incapacidad para la mayor parte de trabajos. En numerosos casos incapacidad absoluta.

Para calcular la indemnización por la secuela o secuelas resultantes derivadas de esta lesión, puede consultar la tabla de lesiones permanentes que tenemos en nuestra página. Consulte el apartado que le corresponde con su puntuación y dependiendo de su edad se le asigna un valor económico al punto. Las indemnizaciones aumentarán en porcentajes dependiendo de sus ingresos.